domingo, 3 de junio de 2007

Una reflexión - De radio-aficionado a web-aficionado



¡Qué bueno esto de la comunidad virtual!
Estamos a bordo de un tren metafórico en un viaje fantástico y escribimos y comentamos y vemos fotos y vemos videos y escuchamos música y recordamos con nostalgia y revivimos momentos, y de alguna manera somos felices haciéndolo.
Pienso que, además de ser una fuente bidireccional de información, la web es un potente medio de comunicación social, al acercar seres humanos entre sí, coincidiendo o discrepando.
Esta breve reflexión me retrotrae a mis días de estudiante secundario, allá por los 50-60, cuando era radioaficionado. Esa fue una experiencia similar a esta, en el sentido de que los radioaficionados formábamos una comunidad de locos por los fierros electrónicos, que nos reuníamos de noche para hablar frente a un micrófono de cómo era el transmisor que usábamos, o qué tipo de receptor era mejor, o de cualquier otra cosa. Nuestra mayor proeza era poder comunicarnos con gente de diferentes países y conocer sus actividades y también contarles sobre nosotros, sobre nuestras cosas. Hoy siento lo mismo que en aquellos momentos. Y eso es muy bueno.
Un saludo para todos.

Enrique

2 comentarios:

Daniel I. Krichman dijo...

Buena relación, Enrique!. Es cierto lo que decís. Quizás podría pensarse como un antecedente lejano de todo esto.
Ya que estoy, aprovecho para hacerte una pregunta: ¿Y las mujeres de los radioaficionados se quejaban como se quejan las nuestras?
Yo la escuché a Diana quejarse, aunque comprendinedo a su marido, a Karpicius diciendo que ayer ni tocó la máquina, porque si no lo echaban de la casa. Yo estoy virtualmente echado y tratando de resistir junto a Julián, en otra ala del castillo... Eso también es una comunidad en ciernes... ¿o no?

Carlos Norberto Authier dijo...

Estuve aqui y la página es tan prolija que tengo miedo de hacer lio me voy